Las causas de los desastres

6 diciembre 2019
Las causas de los desastres

¿Cómo puede cada uno de nosotros detener las desgracias en diferentes partes del mundo?

Tsunamis, inundaciones, accidentes tecnológicos, incendios forestales; en nuestro planeta todos los días suceden terrible desgracias. Buscamos las causas de los desastres en la negligencia, fatalidad, amor y Dios sabe qué. Y en realidad, están en nosotros mismos. En nuestros pensamientos y actos.

¿Por qué arden los bosques?

¿Qué desastres naturales ocurren con mayor frecuencia? ¡Los incendios! Reflexionen sobre esto: ¡cada año, más de 340 millones de hectáreas de tierra en nuestro planeta sufren incendios! Arden bosques y pastos, casas y edificios públicos, mueren personas, animales, aves... los incendios más terribles suceden en Australia y África, América del sur y en la Siberia rusa.

En estos momentos están ardiendo  el noreste de Australia, la selva amazónica y la región de Irkutsk en la Federación de Rusia. En muchas regiones se ha declarado el estado d emergencia, en algunos lugares se está evacuando a la gente, con el fuego están luchando los bomberos, los socorristas, el ejército y los voluntarios. Pero resulta casi imposible vencer las llamas. Solo la lluvia puede detenerlas.

Y si en Rusia las lluvias comienzan con la llegada del cambio de estaciones, en las regiones áridas se puede esperar las lluvias durante años…

La gente trata de detener el fuego. Los voluntarios ayudan a los bomberos. Incluyendo a nuestros pupilos del proyecto "Campo de amor". Pero para detener los incendios, es necesario comprender su verdadera causa.

Por supuesto, todo el mundo sabe que las causas de los desastres, incluidos los incendios forestales, son las personas. Manejo imprudente del fuego, a veces - incendios intencionales. En los países calurosos, las altas temperaturas. Pero en realidad, no es por eso que arden los bosques.

Causes of disasters

Energía de destrucción

¿Qué es el fuego? Es la energía yang. La energía de la destrucción, de la agresión, de la ira, del odio. ¿De dónde sale? De nosotros. Nuestras malas acciones y pensamientos, irritación, odio, indiferencia, aumentan constantemente la cantidad de energía negativa en el mundo.

Miren en qué campo informativo vivimos. ¿Qué vemos en la televisión, qué leemos en Internet y en los periódicos? Tiroteos, robos, asesinatos, peleas. Desastres y cataclismos naturales.

Abrimos la crónica social, ¿tal vez haya un contenido positivo? Por desgracia, no. Chismes, divorcios, división de bienes…

Las noticias están impregnadas de negatividad. La negatividad nos rodea y en la vida cotidiana. Reñimos con los vecinos, discutimos con los clientes o los colegas, escuchamos palabras desagradables para nosotros de los jefes. En casa, en el círculo de los más allegados, ¿qué hacemos? Así es, vertemos todo lo negativo sobre ellos. Lo que naturalmente conduce a conflictos familiares: con la pareja, con los hijos, con los padres…

Resulta que vivimos en el círculo vicioso del mal. Nosotros mismos aumentamos infinitamente la cantidad de energía negativa. Y estas son las causas de los desastres: nuestra ira, indiferencia, nuestra miseria espiritual…

La fuerza del amor

Entonces, ¿es posible detener los incendios, inundaciones, huracanes, accidentes aéreos, accidentes industriales? Y mucho, mucho más, ¿qué nos amenaza con la muerte y a nuestro planeta con la destrucción total?

Sí, esto puede hacerlo la energía  Yin. El agua. Esta es la energía del amor. Cuanto más amor haya en el mundo, menos cataclismos naturales y tecnológicos habrán. Pero en nuestro mundo hay muy poco amor . Miren el número de divorcios: cada segundo matrimonio se desintegra. Miren las estadísticas de la violencia doméstica: cada 40 minutos en el mundo muere una mujer  . ¡A manos de la persona más cercana! Miren el número de huérfanos, ancianos solitarios, personas que viven en la calle.

Si viviéramos en el amor, ¿habría tantos muertos, mutilados y personas sin techo? La ausencia de amor, el odio: esas son las principales causas de los desastres.

Pero, ¿qué puedo hacer yo, incluso si soy una persona buena, receptiva y generosa? ¿Podré detener todos los incendios y huracanes del mundo? ¿Puede una persona justa salvar al mundo? ¡No! Esto solo se puede hacer con esfuerzos comunes.

Es por eso que hace 20 años, creamos el proyecto "Campo de amor". Unimos a todas las personas a quienes no es indiferente el destino de nuestro planeta. Quienes quieren hacer todo lo posible para detener las guerras, la pobreza, las epidemias.

Causes of disasters

En el círculo de los no indiferente

Juntos llevamos a cabo la oración circular más potente. Cuanto más personas se reúnen en el círculo, más intensa es la fuerza de la oración. Esto ha sido probado más de una vez por nuestros discípulos y entrenadores. Hemos detenido terremotos y tsunamis, epidemias e inundaciones. Y, por supuesto, cada año vamos a diferentes lugares del mundo para detener los incendios. Oramos para que la energía Yin, el agua viva se vierta sobre nuestra sufrida tierra.

¡Convocamos a todas las personas que no son indiferentes a unirse a nuestra gran familia espiritual! Venga a las clases en grupo y a los seminarios para orar juntos por la salvación de la Tierra. Póngase en contacto con nuestros entrenadores para obtener asesoramiento personal sobre cómo ayudarse a sí mismos con la oración, a su familia y a otras personas. Usa el poder mágico de los talismanes y amuletos. Cuéntele sobre nosotros a otras personas, comparta con ellos los enlaces a nuestros artículos. ¡Detengan las causas de los desastres!

Y lo más importante, siempre tienda su mano con ayuda a la persona que la pide. Sea un pequeño gatito que perdió a su madre. O la orilla de un lago inundado de basura. O un bosque majestuoso que se ahoga por el dióxido de carbono. A un animal, a una planta, a una persona; usted puede ayudar a cualquiera. Simplemente no pasar a su lado con indiferencia. Simplemente no tirando la basura al suelo. Simplemente sin responder groseramente a la persona que lo ha agraviado.

El amor es la preciada humedad  que se almacena en un recipiente único, el corazón humano. Es difícil no derramarla. Pero no es imposible. Todos los días, haciendo al menos una buena acción, diciendo cosas halagüeñas al menos a tres extraños, usted aumenta la cantidad de amor en su corazón y en todo el mundo. 

Recuerde, como dijo Neil Armstrong, la primera persona que pisó la superficie de la Luna: "Es un pequeño paso para el hombre y un gran salto para la humanidad". Usted puede dar tal paso todos los días: hacia la paz, la armonía, la felicidad.

El poder vendrá a usted en nuestro seminario, traaiga a nuevas personas a nuestros seminarios y será feliz! 


If you have found a spelling error, please, notify us by selecting that text and pressing Ctrl+Enter.

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Spelling error report

The following text will be sent to our editors: